Descubra cómo ayudamos a marcas
líderes en todo el mundo

Les compartimos uno de los casos más emblemáticos de Verizia y cómo ayudamos a ASME (American Society of Mechanical Engineers) a ahorrar dinero y a optimizar los tiempos de traducción en todas las publicaciones, códigos y estándares técnicos que anualmente publica la organización.

Verizia
Miles de páginas
Verizia
Tiempos de entrega exigentes
Verizia
Ahorros en traducciones

Lograr que las publicaciones técnicas estén al alcance de la mayor cantidad de profesionales en el mundo, no es una tarea fácil. Menos aún si queremos que sea cuanto antes.

Durante muchos años, los códigos, las publicaciones y los estándares de ASME se publicaban en inglés. Con el paso de los años y la relevancia que ASME fue adquiriendo, hizo necesaria la traducción de los contenidos a otros idiomas.

Miles de profesionales de la ingeniería en el mundo trabajan con sus códigos constructivos bajo el brazo, y el hecho de que estuvieran en inglés resultaba una limitación para los equipos de trabajo de habla hispana.

Acerca del cliente

ASME es el acrónimo de American Society of Mechanical Engineers (Sociedad Americana de Ingenieros Mecánicos). Es el líder internacional en el desarrollo de códigos y normas asociadas con el arte, la ciencia y la práctica de ingeniería mecánica. ASME cuenta con 110 000 miembros en 150 países y sus códigos tienen aceptación a nivel mundial.

En la actualidad, ASME publica más de 600 normas de ingeniería mecánica. La dedicación de ASME al desarrollo de normas de ingeniería mecánica se originó en el año 1914 con la publicación del Código de calderas y recipientes a presión (reconocido y utilizado a nivel mundial).

El uso apropiado de estas normas está asociado al cumplimiento de reglamentos jurídicos al igual que al hecho de garantizar la seguridad pública y reducir el costo de operaciones rutinarias. El uso de estas normas está recomendado para compañías encargadas de la fabricación, uso y mantenimiento de sistemas de tuberías; compañías que diseñan, fabrican, llevan a cabo pruebas de inspección y ensamblaje de calderas y recipientes a presión; y empresas que emplean personal para la operación y mantenimiento de tuberías, al igual que entidades gubernamentales cuando encaran proyectos afines a los códigos de ASME.

El desafío

Verizia
Más de 8000 páginas para traducir
Verizia
Traducciones previas que debían considerarse
Verizia
Requerimientos tecnológicos que ahorren dinero ahora y a futuro
Verizia
Tiempos de entrega exigentes
Verizia
Documentos con formato especial

ASME tenía claros sus requerimientos, pero también era consciente del desafío: la necesidad de traducir de manera simultánea sus códigos al español y, a la vez, considerar traducciones previas realizadas por sus ingenieros, todo en un tiempo récord.

El objetivo del proyecto era traducir al español más de 40 códigos con un total de 8000 páginas en total. Pero había una condición: consultar las traducciones previas y emplear el mismo vocabulario que en versiones anteriores.

Los requerimientos de ASME eran los siguientes:

  • Creación de un diccionario por cada temática que pueda alimentarse en cada nuevo proyecto de traducción
  • Procesos para el aseguramiento de la calidad de las traducciones
  • Tiempos de entrega acotados
  • Uso de herramientas tecnológicas que permitan almacenar las traducciones y poder acceder a ellas en el futuro
  • Reducción de los costos de traducción
  • Reducción del tiempo de publicación de los códigos traducidos.

Para poder dar respuesta a estos requerimientos, ASME tenía muy en claro que su proveedor de traducciones debía tener experiencia en proyectos de grandes volúmenes de palabras y contar con el equipo profesional y técnico que pudiera dar respuesta a los desafíos planteados. La experiencia en traducciones técnicas y de ingeniería fue algo en lo que ASME hizo especial hincapié.

“No queremos ingenieros traduciendo, ya los tenemos. Ahora necesitamos traductores especializados en ingeniería”.
Responsable de publicaciones y documentación de ASME

La solución

Desde el inicio del proyecto, Verizia trabajó codo a codo con el equipo encargado de la documentación de ASME al aportar diversas posibilidades técnicas para sortear los desafíos planteados.

Verizia ponderó las prestaciones de diversas herramientas de traducción asistida, hasta que finalmente decidió trabajar con SDL Trados para la gestión de la terminología en nube. En primera instancia se analizaron las traducciones previas de ASME, se extrajo la terminología más relevante y se creó un gran diccionario técnico. Luego, se dio inicio a la etapa de traducción.

Traductores, revisores, diseñadores y hasta ingenieros trabajaron en equipo para avanzar a paso firme en cada una de las etapas de este proyecto: creación de diccionario técnico, traducción, revisión, maquetación de los documentos ya traducidos y control de calidad final conforme a las normas ISO 17100.

Los resultados

ASME ya sabe lo que es tener a un socio que sea capaz de buscar por cielo y tierra la mejor solución adaptada a las necesidades de su cliente. Al utilizar herramientas de traducción asistida se lograron no solo ahorrar costos en traducciones sino también agilizar los tiempos de entrega.

ASME espera tener una reducción en sus costos de traducción de entre el 25 y el 30 % del presupuesto anual y una reducción de los tiempos de entrega de hasta un 40 %.